Alergias e intolerancias alimentarias

alergias-intolerancias-mike

Seguro que has oído que un perro come este u otro alimento porque tiene alergia, o que ahora lo alimentan así porque tenía una intolerancia alimentaria. Ambos problemas son reacciones adversas a los alimentos. ¿Sabes diferenciarlas? ¿Sabes cuál de las dos es más frecuente? La verdad es que hay muchos mitos y desinformación sobre este tema, así que vamos a intentar arrojar un poco de luz.

¿Cuál es la diferencia entre una alergia y una intolerancia alimentaria?

Las alergias son provocadas por una respuesta del sistema inmunitario a nivel individual frente a un alérgeno (que siempre son proteínas). Las intolerancias, en cambio, no involucran al sistema inmunitario: suceden debido a que el organismo no dispone del mecanismo necesario (enzima) para digerir esa molécula en cuestión.

¿Qué es más frecuente, la alergia o la intolerancia?

Aunque se suele decir asiduamente, por parte de los propietarios, que es la alergia, la realidad es que las alergias en perros y gatos no son muy comunes. La mayoría de reacciones adversas a los alimentos suelen venir por alguna intolerancia.

Es importante saber que una alergia puede aparecer de repente o después de que el animal haya consumido ese alimento durante mucho tiempo; dependerá del factor individual.

¿Qué síntomas tiene una alergia alimentaria?

La mayoría suele causar reacción a los pocos minutos de la ingestión, aunque pueden aparecer hasta 2 días después. Algunos de ellos pueden ser:

  • Cutáneos: picor, dermatitis atópica, edema en párpados, boca, lengua…
  • Digestivos: vómitos, diarrea, dolor en abdomen…
  • Respiratorios: conjuntivitis, rinitis…
  • Anafilaxia: es la reacción alérgica grave en todo el organismo, es una situación de EXTREMA URGENCIA.

¿Qué síntomas tiene una intolerancia alimentaria?

Los síntomas suelen aparecer a las 2-3 horas de haber ingerido el alimento en cuestión y pueden darse de manera continuado o intermitente. Suelen predominar:

  • Problemas digestivos, como estreñimiento, náuseas, gases, diarrea, distensión abdominal…
  • Problemas cutáneos, como urticaria o eccemas.

El intestino y, más concretamente, la microbiota intestinal, es algo que se está estudiando recientemente: se está demostrando que la composición de la microbiota sería determinante a la hora de desarrollar algunas intolerancias alimentarias. Por ello, el tratamiento muchas veces consiste en restablecer el correcto funcionamiento del intestino y su microbiota, para que la asimilación y aprovechamiento de nutrientes sea el correcto.

Al hablar de reacciones adversas a los alimentos, cuando al animal se alimenta a base de pienso (alimento balanceado) surge un problema añadido: debido a la gran cantidad de elementos en la composición, se dificulta la tarea de determinar qué ingrediente es el causante.

¿Cómo se abordan estos problemas desde el punto de vista profesional y nutricional?

Básicamente se centra en dos opciones:

  1. Uso de un pienso hipoalergénico a base de proteína hidrolizada durante un tiempo determinado. Al hidrolizar las proteínas, disminuye su peso molecular y por tanto también su probabilidad de provocar la alergia. Sin embargo, este tipo de piensos suelen formularse con materias primas de baja calidad, como subproductos. Además, podrían estar contaminados por otras fuentes proteicas que provoquen reacción. 1 2 3
  2. Dieta casera de descarte con proteína novel. Se trata de una dieta de eliminación a base de una única proteína que el animal no haya ingerido nunca antes. Es la opción más aconsejada, debido a que es más fácil controlar que no hay contaminación cruzada y saber exactamente qué está consumiendo. Después de la dieta, es necesario la provocación con el alimento anterior para poder confirmar la reacción adversa.

En ambas opciones hay que ser muy estricto: no dar absolutamente nada que no sean los alimentos pautados y, al menos, estar entre 8 y 12 semanas con ellas en la mayoría de casos (se está estudiando si se puede reducir ese tiempo).

En base a nuestra experiencia en el manejo de estos problemas:

Hemos visto una gran mejoría e incluso, en muchos casos, la resolución del problema, proporcionando un pienso monoproteico al tiempo que se prescinde de determinados componentes (como pollo y cereales) habituales en muchos piensos del mercado.

Una alimentación natural proporciona una mejora muy significativa en los problemas dérmicos, por lo que se trata de una opción que, en todo caso, debemos tener en consideración.

Esperamos que te haya ayudado un poco a saber las diferencias y como detectarlas, ante cualquier problema de salud acude a tu veterinario.


1 MASUDA, K., SATO, A., TANAKA, A., & KUMAGAI, A. (2019). Hydrolyzed diets may stimulate food-reactive lymphocytes in dogs. Journal of Veterinary Medical Science. URL.
2 Ricci, R., Granato, A., Vascellari, M., Boscarato, M., Palagiano, C., Andrighetto, I., Diez, M. and Mutinelli, F. (2013), Identification of undeclared sources of animal origin in canine dry foods used in dietary elimination trials. J Anim Physiol Anim Nutr, 97: 32-38. doi:10.1111/jpn.12045
3 Pagani, E., Soto del Río, Md, Dalmasso, A. et al. Contaminación cruzada en dietas húmedas de antígeno limitado dietético canino y felino. BMC Vet Res 14, 283 (2018). URL.

Fotografía: Mike (Adrián)