Cómo elegir el mejor Omega 3 de origen animal

mejor omega 3 perros gatos

Los ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga o también conocidos como omega 3, son ácidos grasos esenciales para el organismo que ejercen diversas funciones y beneficios para una correcta salud. Dentro de estos, encontramos el docosahexanoico (DHA) y eicosapentanoico (EPA).


Fuentes de omega 3 naturales

Cuando hablamos de carnívoros facultativos y carnívoros estrictos como el perro y el gato, debemos buscar que sean fuentes de origen animal, ya que la biodisponibilidad será mucho mayor que en fuentes de origen vegetal.

Los alimentos de origen animal con mayor cantidad de omega 3 son los pescados azules y, más aún, sus aceites.


Beneficios del omega 3 para perros y gatos

El omega 3 es un ácido graso antiinflamatorio. El omega 6, otro ácido graso, es pro-inflamatorio. Cuando se descompensa el equilibrio entre ellos, se produce un estado de inflamación interna que puede acabar derivando en problemas de salud.

Realmente, sus beneficios vienen derivados del bloqueo directo de la inflamación, así como por la generación de agentes anti-inflamatorios:

  • Mejora de ciertos comportamientos
  • Puede ser de ayuda en terapia de epilepsia
  • Función condroprotectora
  • Ayuda para tratamientos de problema articulares
  • Ayuda para tratamiento de problemas oculares
  • Mejora de piel y pelo
  • Ayuda en enfermedad renal

¿Quién debe tomar Omega 3?

Es indispensable en la alimentación, independientemente de la dieta que siga el animal: comida natural cocinada, BARF, menú deshidratado, pienso.


¿Cómo se puede suplementar el Omega 3?

Con aceites ricos en Omega 3.

Lo primero y más importante es que el aceite sea de origen animal (pescado): la sardina, anchoa y el salmón salvaje son tres buenas fuentes.
Debes tener en cuenta que el pescado azul pequeño acumula menos metales pesados que los pescados azules grandes, por eso cada vez más se elaboran aceites ricos en Omega 3 cuya fuente son peces más pequeños, en vez de salmón.
Si es salmón salvaje y procede de las frías aguas de las costas de Alaska, son peces cuyo nivel de metales pesados se ha demostrado que es prácticamente nulo.


Si quieres un buen aceite de salmón, recomendamos que sea de origen salvaje.

En el caso de querer un aceite rico en Omega 3 basado en salmón, siempre recomendaremos que sea de salmón salvaje.

Una gran parte del pescado que comemos proviene de granjas de peces industriales a gran escala que dependen de un cóctel tóxico de medicamentos, pesticidas e incluso cultivos transgénicos.

En estudios de alimentación animal, los ratones alimentados con salmón de piscifactoría desarrollaron obesidad y diabetes.

El salmón de piscifactoría, en lugar de ser una grandiosa fuente de grasas omega-3, contiene muchos más omega-6 (inflamatorios) que omega-3 (antiinflamatorio), lo que puede tener consecuencias perjudiciales para la salud.

Si el aceite es de origen salvaje, la marca lo especifica en el producto. Si no indica nada más que “aceite de salmón”, es que es de piscifactoría.

Sabed, además que si el aceite es de salmón salvaje de Alaska, se ha demostrado que estos salmones presentan niveles prácticamente nulos de metales pesados.



Formato perla o aceite líquido. Tú eliges

Podrás encontrar Omega 3 en formato líquido (aceite) o perla.  Elige el que consideres más apropiado para administrar a tu perro o gato.

Ten en cuenta:

1- El formato líquido (aceite) puede ser un buen incentivador del apetito cuando se añade a la comida.

2- Las perlas pueden ser pinchadas en el momento de consumirlas y al apretarlas extraeréis el contenido. También pueden comerlas enteras tal cual.


Envases inadecuados y consecuencias

Nos llama la atención la falta de cuidado que la gran mayoría de marcas pone a la hora de fabricar los aceites de pescado para consumo animal.

Los omega 3 son muy reactivos y tienen una alta capacidad oxidativa. Esto significa que si el envase no es el adecuado, el aceite se enrancia y no sólo pierde sus propiedades, sino que puede provocar efectos negativos en la salud del animal, como ya hay estudios que lo han demostrado.

Los ácidos grasos omega3 en presencia de oxígeno, luz, calor o restos de metales (hierro, cobre) se oxidan fácilmente.


Cómo SÍ debe ser el envase:

  1. Ser opaco o de cristal ámbar: esto le protegerá de la luz
  2. Incorporar antioxidantes como la vitamina E. Debido a su facilidad de oxidación, esto ayudará a que conserve mejor sus propiedades una vez abierto.
  3. Especificar la cantidad de DHA y EPA
  4. Preferible con dosificador o un sistema que no obligue a abrir todo el bote y dificulte la entrada de aire.

Cómo NO debe ser el envase o aceite:

1- De cristal o plástico transparente.

2- Si tiene un tono naranja potente, es muy probable que se hayan añadido colorantes alimentarios al producto o *astaxantina al salmón para aportar de forma artificial esa tonalidad a su carne. Los aceites de salmón salvaje y de calidad no tienen esa tonalidad.

*La carne de los salmones de piscifactoría han perdido su característico color rosa  ya que su dieta es totalmente artificial (piensos) y baja en crustáceos frescos, tal y como se alimentaría un salmón salvaje en la naturaleza.
Para solucionar esto se utiliza un aditivo colorante que se añade al pienso que se llama astaxantina.


Sólo de ti depende elegir bien, nosotros sólo trabajaremos con marcas que consideramos de calidad para cuidar de verdad la salud de estos locos bajitos de cuatro patas.

Consúltanos en Asesoría nutricional y te ayudaremos a elegir el Omega 3 más adecuado para tu peque de cuatro patas.

 

 Aida L.S
Especialista en nutrición y ATV

Share this post
Ole tus huellas