Omega 3 para perros y gatos

Los ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga o también conocidos como omega 3, son ácidos grasos esenciales para el organismo que ejercen diversas funciones y beneficios para una correcta salud. Dentro de estos, encontramos el docosahexanoico (DHA) y eicosapentanoico (EPA)

Fuentes de omega 3 naturales

Cuando hablamos de carnívoros facultativos y carnívoros estrictos como el perro y el gato, debemos buscar que sean fuentes de origen animal, ya que la conversión, biodisponibilidad y metabolismo serán mucho más eficientes. Los alimentos de origen animal con mayor cantidad de omega 3 son los pescados azules y, más aún, sus aceites.

Beneficios del omega 3 para perros y gatos

El omega 3 es un ácido graso antiinflamatorio. El omega 6, otro ácido graso, es pro-inflamatorio. Cuando se descompensa el equilibrio entre ellos, se produce un estado de inflamación interna que puede acabar derivando en problemas de salud. El beneficio principal de incorporar el omega 3 en la alimentación viene dado por sus propiedades citoprotectoras y, sobre todo, antiinflamatorias.

Realmente, sus beneficios vienen derivados del bloqueo directo de la inflamación, así como por la generación de agentes anti-inflamatorios:

  • Mejora de ciertos comportamientos 1
  • Puede ser de ayuda en terapia de epilepsia 2
  • Función condroprotectora 3
  • Ayuda para tratamientos de problema articulares 4
  • Ayuda para tratamiento de problemas oculares 5
  • Mejora de piel y pelo
  • Ayuda en enfermedad renal

¿Quién debería tomarlo?

En el caso de que un gato o perro que consuma alimentación natural, para mí es un suplemento indispensable a incorporar en su alimentación. Esto se debe a que las carnes son ricas en omega 6 y, de esta manera, mantenemos el equilibrio permitiéndole, además, beneficiarse de todas sus propiedades.

En el caso de animales que consumen pienso, también lo recomiendo, ya que son ácidos grasos muy inestables y se oxidan con facilidad. Aunque el pienso lo incorpore en su composición, en muchas ocasiones es más por un ajuste de fórmula, que porque el animal pueda obtener directamente todos sus beneficios.

¿Cómo se puede suplementar?

Lo primero y más importante es que sea de origen animal (pescado), la sardina y el salmón son dos buenas fuentes. El pescado azul pequeño acumula menos metales pesados que los pescados azules grandes, por lo que es más seguro. En el caso de escoger uno de salmón es importante que sea de salmón salvaje. Un valor añadido es el filtrado molecular del producto, ya que de esta manera se asegura la eliminación de posibles metales pesados. Las formas de suplementarlo son mediante aceite o cápsula.

Aceite de omega 3

El formato aceite es cómodo de dar y lo suelen tolerar sin problemas. Además, es de ayuda en muchos casos de animales “malos comedores” ya que aumenta la palatabilidad de la ración. ¿Qué condiciones debe reunir el envase?

  1. Ser opaco o de cristal ámbar: esto le protegerá de la luz
  2. Incorporar antioxidantes como la vitamina E. Debido a su facilidad de oxidación, esto ayudará a que conserve mejor sus propiedades una vez abierto.
  3. Especificar en la composición la cantidad de DHA y EPA
  4. Preferible con dosificador o un sistema que no obligue a abrir todo el bote y dificulte la entrada de aire.
  5. Que no te dure más de 3 meses.

Si no reúne las 3 primeras condiciones, puede ser un buen producto pero en pocos días va a ir perdiendo propiedades y al final estarás dando un aceite sin más.

Cápsulas de omega 3

Es la mejor manera de conservar intactas las propiedades del omega 3. Suelen incorporar, en la mayoría de casos, algún antioxidante para asegurar la mínima pérdida de propiedades. Se mezcla con la ración de alimentos y no suele dar problemas para que la ingieran.

Si no hay manera de que la coma, una opción es agujerear la cápsula y añadir el contenido a su ración de alimento. Debe indicar la cantidad de EPA y DHA en la composición del producto.

Cantidad orientativa de DHA y EPA

Si bien lo ideal es ajustar la dosificación en función del animal y sus circunstancias, lo más habitual es administrar unos 300 mg de DHA y EPA por cada 15 kg de peso. No te preocupes, los productos comerciales ya indican la cantidad según el peso del animal.

Incorporar los ácidos grasos omega 3 a la ración de tu perro o gato puede conllevar muchos beneficios para su salud.

Adrián Conde
Miembro de la RFVS


  1. Rahimi Niyyat M, Azizzadeh M, Khoshnegah J. Effect of Supplementation With Omega-3 Fatty Acids, Magnesium, and Zinc on Canine Behavioral Disorders: Results of a Pilot Study. Top Companion Anim Med. 2018;33(4):150‐155. doi:10.1053/j.tcam.2018.08.006
  2. DeGiorgio CM, Taha AY. Omega-3 fatty acids (ῳ-3 fatty acids) in epilepsy: animal models and human clinical trials. Expert Rev Neurother. 2016;16(10):1141‐1145. doi:10.1080/14737175.2016.1226135
  3. Buddhachat K, Siengdee P, Chomdej S, Soontornvipart K, Nganvongpanit K. Effects of different omega-3 sources, fish oil, krill oil, and green-lipped mussel against cytokine-mediated canine cartilage degradation. In Vitro Cell Dev Biol Anim. 2017;53(5):448‐457. doi:10.1007/s11626-016-0125-y
  4. Loef M, Schoones JW, Kloppenburg M, Ioan-Facsinay A. Fatty acids and osteoarthritis: different types, different effects. Joint Bone Spine. 2019;86(4):451‐458. doi:10.1016/j.jbspin.2018.07.005
  5. Silva DA, Nai GA, Giuffrida R, et al. Oral omega 3 in different proportions of EPA, DHA, and antioxidants as adjuvant in treatment of keratoconjunctivitis sicca in dogs. Arq Bras Oftalmol. 2018;81(5):421‐428. doi:10.5935/0004-2749.20180081

Productos Relacionados