Motivadores para perros: Así se juega

¡Hola familia! 🙂

Hoy os venimos a hablar más a fondo de los motivadores para perros.

Un gran juguete que, utilizado de forma correcta, tiene múltiples beneficios en el bienestar emocional y físico de nuestros perros.

En demasiadas ocasiones, los motivadores son utilizados de forma incorrecta durante el juego. Por eso, hoy os vamos a detallar unas breves pinceladas y así desmarcaros para jugar de forma positiva y respetuosa con vuestros perros 🙂

En Ole tus huellas trabajamos con motivadores de materiales y diseños muy diversos, para satisfacer el gusto de perros de todas las edades y tamaños.

Motivadores de Yute, de Mopa, de Lana de oveja merina o de Islandia, con cuerda, con pelota y mixtos (es decir, con varias texturas en un mismo juguete).

¡Consultadnos si tenéis dudas y os ayudaremos a elegir! 🙂

Y ahora, os dejamos de la mano de nuestra querida Adriana Rivilla, educadora canina en positivo y autora del libro “Potencia la mente de tu perro” que os tiene cosas muy interesantes que contar.


El Juego con los motivadores para perros

Adriana & Hiro


Jugar con los motivadores de forma correcta es muy positivo para ellos, pues les ayuda a descargar energía, pero es fundamental que exista cierta “estructura” y lógica en el juego, para así evitar obsesiones. Es decir debe haber un inicio motivante, un desarrollo y un final. Para ello, el juego con un motivador o mordedor, es una buena opción. 

¿Cómo jugamos con un motivador?

  1. Coge el motivador y empieza a moverlo por el suelo, motivando a tu perro para que venga a cogerlo. Evita ir tú hacia el perro y ponérselo en la cara. Debe ser tu perro el que decida ir a cogerlo y así ganará más valor ese juego entre los dos.
  2. Juega de forma intensa, pero sin excesos locos. Es decir, no seas aburrido ni “soso” a la hora de jugar, muévete, mueve el motivador, evita los movimientos bruscos de forma lateral y vertical. Es decir, no muevas de forma brusca el cuello ni fuerces a que tu perro golpee muy fuerte las patas contra el suelo. Esos movimientos repetitivos y fuertes pueden llegar a lesionar cervicales y articulares a tu perro.
  3. Realiza pausas en el juego. Eso ayudará a que no se “pase de vueltas” el perro y termine desarrollando obsesiones con este juguete. Modula la intensidad del juego, descansa unos segundos y así podréis seguir jugando sin llegar a la sobreexcitación.
  4. Permite que, de vez en cuando y en ratitos cortos, tu perro se quede con el motivador. Posiblemente lo zarandeará o te lo acercará para seguir jugando al “tira-afloja”. Eso te permitirá ver si quiere seguir jugando o no. Recuerda que los motivadores no son un juguete mordedor, así que esos intervalos en los que tu perro tiene el juguete deben ser supervisados y breves para evitar que los rompa.
  5. Señaliza el momento del fin del juego. De esta forma, a la larga el perro comprenderá que termina el juego y no seguirá insistiendo en jugar más.
    Para ayudarte, al principio puedes ir combinando esta dinámica. Darle el motivador para que lo tenga un ratito; lanzar premios al suelo y, mientras los come, tú guardarás el juguete. Una vez guardado prémiale con caricias.

Y la clave está aquí: el objetivo del juego no debe ser cansar a tu perro, sino pasar tiempo juntos.


El Juego con los motivadores para perros

India


Control del tiempo y del lugar: 2 claves a tener en cuenta

  • Es importante dedicar momentos cortos de juego (10 a 15 min). No hace falta estar treinta minutos seguidos jugando para cansar al perro.
  • La superficie donde jugáis no debe ser resbaladiza, para evitar lesiones. Ideal jugar en césped, encima de alguna alfombra, etc.
  • Habla lo menos posible, en cuanto a señales verbales. Si no conoce la palabra “suelta”, es tontería repetirla mil veces. Sujeta el mordedor y espera a que lo suelte o haz cambio con otro mordedor. En cuanto suelte, vuelve a jugar. De esta forma, cuando el mordedor está quieto significa que debe soltarlo.
  • En perros que se excitan con facilidad o con tendencia a desarrollar pequeñas obsesiones con juguetes: empezad siempre con momentos muy cortos de juego (máximo 5 minutos) para que vaya gestionando emocionalmente la situación y, poco a poco, ir ampliando esos ratitos de juego.
  • Recuerda: el objetivo principal, a diferencia de lo que se cree, no es cansar al perro, sino pasar tiempo de calidad juntos, reforzar el vínculo y trabajar el autocontrol.

Pautas especiales para cachorros

  • Preferiblemente, evitar los saltos bruscos hasta el año y medio de edad, para evitar lesiones articulares y con ellos lleva a cabo momentos cortitos de juego.   
  • Si tu perro se sobreexcita, te muerde y no sabéis cómo jugar, acude a un profesional que os guíe en el juego. No todos los perros jugarán igual ni gestionarán igual estas situaciones y en ocasiones las pautas profesionales son esenciales.

Esperamos que os hayamos resuelto vuestras dudas sobre los motivadores para perros y recordad que tanto Adriana como nosotr@s estaremos encantad@s de ayudaros, si tenéis alguna duda sobre nuestros productos o si necesitáis pautas profesionales de educación canina.

¡Un abrazo!


Adriana Rivilla
Educadora Canina
Autora de Potencia la mente de tu perro


Share this post
Ole tus huellas