10 Errores frecuentes cuando convives con Perros mini o pequeños

blog-ole-tus-huellas

Si bien es cierto que los perros pequeños viven en un mundo de gigantes, no debemos olvidar sus necesidades como perros y nuestro deber es tratarles debidamente para que puedan desarrollarse sin miedos, inseguridades y siendo perros.


¿Qué debemos hacer para evitar caer en la sobreprotección y trasladarles nuestros miedos?

Debemos tener claro que, a no ser que haya habido una errónea o insuficiente socialización o hayan sufrido experiencias traumáticas, ellos no tienen porqué tener miedos hacia otros perros o en situaciones cotidianas.

💡 Un truco que debéis tener presente a la hora de relacionarnos con ellos es imaginar que tenemos un perro de 30 kilos.

Con esta idea en mente, os detallamos situaciones con 10 errores frecuentes que cometemos con perros pequeños, mini o toy, (que si los planteamos con un perro de 30kg nos parecería una locura):


Error 1 – Cogerle en brazos cuando TÚ tienes miedo de otro perro:
Cuando nos da miedo otro perro y no quieres que tu perro lo salude, pregúntate qué harías si tienes un perro de 30 kilos.

Un perro debe decidir libremente si quiere acercarse o no y no debemos nunca cogerlo en brazos por culpa de nuestra inseguridad. Es pequeño sí, pero no por ello debemos apartarle del mundo que le rodea, sólo porque a nosotros nos de miedo.

Al cogerle en brazos ante una situación que nos de miedo, estaremos propiciando que él desarrolle también miedos, fobias e inseguridades por nuestra culpa. Evítalo.

    • Si tu perro ya tiene problemas con otros perros… contacta a un educador en positivo para que os ayude a gestionar estas situaciones, para otorgarle autonomía y seguridad a tu perro y así evitar tener que cogerlo en brazos transmitiendo así tus miedos e inseguridades.
      Muchas veces nos encontramos que por ser un perro pequeño no se acude a un educador, ya que como lo levantas y lo coges en brazos ya no supone un problema. Pero… ¿sabes que el problema emocional sigue estando ahí?

    • Error 2 – Cogerle en brazos por capricho propio:
      ¿Cuántas veces has cogido en brazos a tu perro porque a ti te apetecía estar con él encima?
      Y, siendo sincero/a… ¿cuántas veces te has preguntado si a tu perro le apetecía también?
      ¿Verdad que no cogerías a un perro de 30kg en brazos cada vez que a ti te apetecen mimos?
      ¿Verdad que lo animas a venir a ver si quiere y se tumba contigo, por qué es muy grande para cogerlo?

      Pues pregúntale a tu perro pequeño, mini o toy si quiere. Anímalo a venir y si quiere, ya se pondrá él encima si le apetece.
      Puede resultar muy frustrante para ellos sentirse “marionetas”, poneos en su lugar.


    • Error 3 – Cogerle para bajarlo de los sitios:
      Si está en el sofá, en la cama o en algún sitio que tú en ese momento no quieres que esté, no lo cojas en brazos, anímalo a bajar, enséñale a bajar solo.

      ¿Verdad que si pesase 30kg no lo cogerías para bajarlo del sofá?

      Luego nos preguntamos por qué mi perro mini/toy me gruñe o me muerde cuando lo quiero sacar del sofá o de la cama. Pues la respuesta es clara, porque siempre invades su espacio para bajarlo y eso no les gusta.


    • Error 4 – No sacarlo a la calle porque puede hacer pipi en casa:
      Muchos propietarios se acomodan porque como son perros pequeños, “pueden” hacer sus necesidades en casa, en un empapador o bandeja y así os evitáis bajar a la calle si llueve, hace frío o porque no os apetece.

      ¿Si tuvieses un perro de 30 kilos, que sus necesidades son monumentales, ¿también lo dejarías hacer todo en casa?

    • Los perros deben salir siempre al menos 2-3 veces al día, sean grandes o pequeños.
    • El paseo aporta muchos beneficios y no por ser perro pequeño debemos acomodarnos y privarle de esta necesidad vital.

    • Error 5 – Levantarlo con la correa:
      Para bajar escaleras, para evitar que se acerque a algo, para cogerlos en brazos… no es un peluche al que puedes levantar con una cuerda. Imagina cómo se siente tu perro cada vez que lo levantas al aire con la correa. ¿Verdad que si pesase 30kg no lo harías? Pues no lo hagas, no es una marioneta. Respétale.


    • Error 6- Hablarle constantemente como si fuese un bebé:
      Por muy adorables que sean, puedes hablar más suave, más tierno, pero no os paséis la vida hablándoles como si fueran muñequitos. Una cosa es hablar de forma cariñosa y respetuosa y la otra pasarnos el día diciendo cosas sin parar y con vocecitas.

    • El perro no entiende nuestro lenguaje oral y puede llegar a perjudicar su estabilidad mental en situaciones que deberían transcurrir sin problema.
    • Situación ejemplo (1): “Anda peque pórtate bien, eh? que sino el otro perrete se puede enfadar, vale?
      Desconciertas, confundes y creas inseguridad a tu perro cuando haces esto. Permítele comunicarse con otros animales, no interfieras. No es un niño.
    • Situación ejemplo (2): “Mira que bueno es este perrito, no le ladres, eh?”
    • Lo que de verdad necesita tu perro en esos momentos es tranquilidad para poder analizar y gestionar por sí mismo la situación.
    • Una cosa es que le digas algo puntual para animarlo o para decirle que va por buen camino y la otra narrarle la historia como si de un niño se tratase y como si lo fuese a entender todo. Esto último es absolutamente contraproducente. No lo hagas.

    • Error 7 – No dejarlo saludar a perros grandes:
      Sé que siendo perros pequeños puede dar miedo que se relacione con perros grandes, pero si desde cachorro dejas que se relacione con perros grandes tranquilos, que no sean muy bruscos, aprenderá a relacionarse con ellos y a alejarse si él mismo no lo ve claro. No digo que en algún momento puntual haya algún perro grande muy bruto del que tengas que llevarte ahí a tu perro pequeño. Pero momentos puntuales y sin cogerlo en brazos a ser posible.


    • Error 8 – No respetar su comunicación y reírnos de ellos:
      ¿Cuántos videos se ven por redes de perros pequeños gruñendo, enseñando dientes, ladrando y la gente no haciendo ni caso y siguiendo invadiendo su espacio y riéndose de ellos?

      Si te hiciese lo mismo un perro de 30 kilos no te reirías tanto.

    • Si tu perro te gruñe, ladra, marca, plantéate que algo no estás haciendo bien. Respeta su comunicación y lenguaje y vuestra relación será mucho mejor. No por que sean pequeños debes ignorar sus señales de incomodidad y hacérselo pasar mal. No respetar esta comunicación y tratarlos así es maltratar a tu perro.

    • Error 9 – Pasearlos con bolso/carro siempre:
      Son perros y deben caminar, correr, jugar, olfatear, saludar a otros perros, revolcarse por el césped para que se sientan plenos.

    • A no ser que tenga algún tipo de dolencia o que sea un cachorro que aún no tiene todas las vacunas, es tu deber que se relacione con normalidad con el mundo que les rodea.
    • Olvídate de bolsos y carros como medio de transporte habitual.

    • Error 10 – Disfrazarlos de forma diaria por que sí:
      Si bien es cierto que en invierno hay perretes más frioleros que otros que necesitan alguna pieza de ropa para que no pasen frío, no cometas el error de vestir de manera habitual a un perro que no tiene frío, o incluso mantenerles vestidos en casa, por el simple placer de vestirlos como si de un muñeco se tratase.


    • Cuídale, respétale, sé empátic@ y, por encima de todo, déjale ser perro


    • Adriana Rivilla, Educadora Canina y autora del libro “Potencia la mente de tu perro

    • Foto Oleclienta: Suiza con Osito crunchito
Share this post
Ole tus huellas