Vermistop – Antiparasitario natural interno

 
 

0,48 9,59  IVA inc.

Vermistop – Antiparasitario natural interno


Desparasitante interno para perros y gatos de todas las edades/tamaños

Tipo: comprimidos

Laboratorio: Stangest

  • 1 comprimido
  • 20 comprimidos
Limpiar
Añadir a mi Lista de Deseos

Descripción

Vermistop – Antiparasitario natural interno

Complemento natural indicado durante el tratamiento y la prevención de los parásitos intestinales de perros y gatos.

VermiStop está formulado con extractos secos de 6 plantas que ayudan a crear un ambiente hostil para los parásitos y a estimular las funciones fisiológicas naturales del organismo contra los mismos.

Es una solución natural y poco agresiva para el organismo. Al contener una mezcla de plantas, su espectro de acción de amplía a varias especies de parásitos, a la vez que se reducen las probabilidades de generar resistencias.


Puede ser de especial interés en:
– En animales de bajo riesgo, como alternativa al tratamiento periódico antihelmíntico.
– Como refuerzo al tratamiento antihelmíntico habitual en animales con alto riesgo de infestarse por varios factores:
• Estado de salud frágil, edad avanzada
• Ambiente: viven en perreras o con otros animales
• Nutrición: animales que cazan, comen vísceras, carne cruda, etc.
• Viajes por vacaciones, exhibiciones, traslados, etc.
– Entornos con niños u otras personas vulnerables (inmunodeprimidas, que reciben quimioterapia…): ofrece una protección extra para reducir las probabilidades de
transmisión de enfermedades de los animales a las personas (zoonosis).


Composición: Extracto seco de Ajo, semillas de calabaza, Semillas de uva, Agracejo, Malvavisco, Equinácea, Excipientes c.s.p.


Ajo
El ajo tiene actividad frente a diferentes especies de parásitos, incluyendo Toxocara y Giardia, mediante la interacción con enzimas con grupo tiol. Además, actúa como inmunomodulador, lo que facilitará la detección y la respuesta del sistema inmune contra los parásitos. Su acción antiinflamatoria mejora los síntomas derivados de la infección por parásitos. Asimismo, el ajo repele de forma natural mosquitos, pulgas y garrapatas. Gracias a esto, un insecto infectado por parásitos tiene menos predisposición a picar al perro o gato.

Semillas de calabaza
Las semillas de calabaza han demostrado ser efectivas en el control de los parásitos gastrointestinales como tenias y nematodos. Cabe destacar que ha mostrado actividad in vivo contra Toxocara cati, uno de los gusanos redondos intestinales más frecuentes en gato.

Malvavisco (Althaea officinalis)
El alto contenido en mucílago ayuda a expulsar los parásitos del tracto digestivo. Además, el malvavisco contribuye a paliar los problemas digestivos que a menudo se observan tras una infección con parásitos gastrointestinales, como la diarrea. Ejerce un efecto calmante y protector de las mucosas irritadas. Esto es clave para mantener la integridad de la pared intestinal, uno de los componentes de la primera barrera defensiva del organismo. Contiene un 95 % de polifenoles, un tipo de taninoscondensados. Los taninos han mostrado propiedades antihelmínticas en animales infectados con parásitos intestinales. Entre ellas, se observaron reducciones en el número y la fecundidad de nematodos intestinales y disminuciones en el número de huevos en las heces. Los taninos también ayudan a combatir los parásitos de forma indirecta, mediante la modulación de la actividad del sistema inmune.

Agracejo (Berberis vulgaris)
El extracto de agracejo contiene un 97 % de berberina. Este compuesto ha demostrado tener actividad antiparasitaria en vivo frente a Coccidia, Giardia y Amebas. También ayuda a frenar la diarrea y a bajar la inflamación, síntomas que frecuentemente aparecen asociados a la infección por parásitos intestinales.

Equinácea (Echinacea purpurea)
Es una planta muy reconocida por su actividad inmuno-moduladora. Coopera en la optimización de la actividad de las defensas para frenar la colonización del organismo por parte de los parásitos.


Administración:
1 comp./día por cada 10 kg peso, durante 5 días. Descansar durante 15 días y repetir la administración 5 días más. Se recomienda seguir esta pauta 4 veces al año, pudiendo ser modificada a criterio del veterinario de acuerdo con las características biológicas del parásito intestinal.